La tecnología de la Nasa está en Medellín

Las enfermedades del ojo no son un asunto menor. Condiciones de salud como la diabetes (que afecta a alrededor de 350 millones de personas) o la hipertensión (condición que presentan, por lo menos, mil millones de individuos) afectan los ojos.

Diabéticos e hipertensos tienen un riesgo mayor de sufrir patologías oculares como retinopatía diabética, edema macular o enfermedades vasculares de la retina. Incluso, pacientes con diabetes tipo 2 que han convivido con la enfermedad durante 20 años, presentarán retinopatía diabética.

Según los especialistas, mediante la detección temprana y el tratamiento, se pueden evitar o retrasar los efectos nocivos de estos males en la salud visual.
Pues bien, para detectarlo a tiempo, la Clínica de Oftalmología Sandiego adquirió el OCT Spectralis, un equipo indicado para enfermedades y patologías de la retina y el nervio óptico, que incluyen el glaucoma y problemas del segmento anterior.

Este nuevo equipo refuerza el Centro de Diagnóstico Clínico con el que cuenta la institución, que es el más grande y el mejor dotado del país para oftalmología.
Y si bien en la ciudad hay otros equipos para realizar OCT, ninguno cuenta con la alta definición y la precisión de las imágenes que provee el Spectralis, tanto así que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa) eligió este equipo para analizar la salud visual de sus astronautas.

El equipo

El Spectralis permite obtener imágenes con infrarrojos, multicolor, libres de rojos, autoflorescencia y angiografías, lo que hace posible diagnosticar con mayor exactitud diferentes patologías que afectan la salud visual.

Además, posee tres tipos de láseres (verde, rojo y azul) con los cuales se pueden apreciar las diferentes capas de la retina y presentarlas por separado para su análisis.

Una de sus más notorias ventajas radica en la posibilidad de estudiar la periferia del ojo, porque tiene lentes de 30, 55 y 102 grados y así se logra analizar la salud de todo el órgano en una sola toma, mostrando zonas que en otros equipos se escapan de la revisión. Es decir, tiene un lente estándar, uno de campo amplio y otro más de ultracampo amplio. El uso de cada lente, en ningún momento, hace perder calidad en la imagen que genera el equipo.

Y es que la nitidez obtenida por el Spectralis es otro de sus diferenciadores. Hay que señalar que esta tecnología no está equipada con una cámara, sino con un láser confocal, que crea una imagen pixel a pixel, lo que asegura la calidad de la misma y la posibilidad de apreciar detalles mínimos al revisar el ojo de los pacientes.

Además, el equipo mejora la imagen en tiempo real y es capaz de seguir el movimiento del ojo. Esto evita alteraciones que dificultan un correcto diagnóstico.

El tamaño sí importa

Este es un equipo bastante ergonómico para los pacientes y permite varios rangos de estudio, pero tiene un detalle más: su precisión.

Piensen en lo más pequeño que conozcan y no será más pequeño que una micra. Una micra es una milésima parte de un milímetro. Para hacerse una idea, se estima que un cabello humano tiene 16 micras de espesor.

El Spectralis es capaz de acercarse hasta una micra, lo que permite hacer un preciso seguimiento de la salud visual de los pacientes. Y, además, cuenta con reconocimiento de retina.

Tecnología de punta

En la Clínica de Oftalmología Sandiego tienen un interés permanente por contar siempre con equipos de última tecnología al servicio de sus especialistas y, sobre todo, de sus pacientes.

Cuentan con un comité científico encargado de velar por la pertinencia y funcionalidad de cada uno de los equipos del Centro de Diagnóstico, así que hay una renovación tecnológica constante.

Tienen, por ejemplo, el láser Excimer EX500, con el que pasaron de hacer cirugías personalizadas a cirugías optimizadas, es decir, una intervención con una mayor exactitud.

Estas razones hacen que, hoy por hoy, esta institución médica con más de 20 años de experiencia, sea un referente en salud visual tanto dentro como fuera de Colombia, que cada vez atrae más pacientes del exterior, por la tecnología con la que cuenta y la calidad de sus servicios.

Fuente: El Colombiano